martes, 13 de febrero de 2007

Tallón


Cuando era así de chiquitito aprendí una poesía que nunca más olvidaría....

"Salió del mar y se encontró en la nube. Después, la nube se alejó en el viento. Y por fin, al llover, la gota de agua se encontró en la raíz de un duraznero. Otras gotas quedaron en las ramas, y al verse tan brillantes y arriba, se rieron de la pobre gotita que en la tierra, tan abajo oscura, se había muerto. Pero cuando en el árbol no quedaba de las gotas brillantes ni el recuerdo, la gota muerta no era muerta. Era jugo en el jugo de un durazno nuevo."

Nunca más olvidaría.... excepto por quién la había escrito.....

JOSÉ SEBASTIÁN TALLÓN
(Grax Google...!!!!)

2 comentarios:

Sebastián Tallon dijo...

Que emoción ver todavía el legado de mi familia en los corazones de niños internos que se rehúsan a morir y entregar al olvido su poesía.

Saludos

oM dijo...

No solo se rehúsan a morir y quedar en el olvido, sino que ha pasado su poesía a mis hijas, desde su mismísima infancia, cual legado cultural.

Un abrazo.