sábado, 30 de agosto de 2008

Mac vs PC en español...

Los ads de Mac y PC en español.... imperdibles...!!!

Your Linux is Ready (II)...

Your Linux is Ready...

Parece que esta gente de Novell no pierde el tiempo eh..?

Linux Commercials...

Caramba...

Mac, PC.... and Linux...!!!

Parece que la saga de comerciales entre Apple y Microsoft tiene un nuevo desafiante... Novell..!!!

martes, 26 de agosto de 2008

Free iPod...!!!


Mi amigo Toto tiene un amigo (esto suena a chiste gallego... :-) que se compró un iPod. Parece ser que tenía un problemita: no le cargaba los archivos de música. Según me decía el aparatejo era nuevo así que no debería estar fallando... (aunque nada es imposible). Y un iPod sin música es peor que florero sin flores...y encima más caro..!!! Así que, gracias a mi espíritu de querer llenarles la vida de sonido a mis amigos... y sabiendo que en Linux seguro que algo se iba a poder hacer, le dije que me lo traiga. Así que desde ayer tengo el chiche (o gadget, mejor dicho) un iPod Classic Silver de 80 Gb , pedazo de cañooo...!!!

Lo primero que se me ocurrió fue montarlo a mi pc y copiarle temas cual viejo y querido "cut 'n paste". Como resultado, los temas se copiaban todos, pero el iPod no los "reconocía", como si no estuvieran, bah !
Así que me puse a investigar por ahí, y medio me enteré que este aparatito tiene DRM y todo ese sistema antipiratería que permite que solamente le cargues archivos bajados de iTunes... previo pago de unos morlacos... está claro.

Pero como apasionado del software libre que soy, busqué y busqué hasta encontrar una receta que le permitiera al aparatito funcionar como corresponde... libremente..!!! Así que manos a la obra, aquí les paso la forma de "lograr" que un iPod lea los archivos de música.

Como primera medida en mi máquina utilizo Debian Lenny, la receta la saqué de un foro Ubuntu, así que sé igual..!! :-)

Tenemos que tener instaladas las librerías libgpod.

Como root hacemos:

aptitude install libgpod-common libgpod3

Mi entorno es KDE y utilizo el Amarok para gestionar archivos de música. Así que vamos a utilizar este programa para cargarlos. Además con el mismo carga también las tapas de los discos.
Bueno, el próximo paso es montar el dispositivo. conectamos el iPod via cable usb y hacemos:

df

Si se montó correctamente debería leerse algo como esto:

/dev/sda1 /media/IPOD

Luego hay que correr un script que viene con el libgpod:

ipod-read-sysinfo-extended /dev/sda1 /media/IPOD

Este script agrega un archivo XML llamado sysinfo-extended dentro del directorio de configuración del iPod. Esto es lo que el libgpod usa para "leer" el ID del dispositivo (firewire), el número de serie, etc.

Bien, una vez hecho esto abrimos el Amarok, vamos a la solapa de dispositivo. Vamos al menú donde lo seleccionamos, en mi caso es iPod Classic (Silver).

Y eso es todo...!!! Luego seleccionamos los temas, los transferimos al dispositivo y luego lo desconectamos apropiadamente. Ya deberíamos estar viendo todos los temas en nuestro ipod... y disfrutarlos...!!! :-)

8JRSL


Los que tuvimos la posibilidad de ir a las Jornadas que organizó el Cafelug en la Universidad de Belgrano, disfrutamos, como de costumbre, de la charla (la cátedra..!!) que nos dió John "Maddog" Hall, sobre como hacer negocio con el software libre... disfrutando como ya es costumbre, de su show y carisma. La sorpresa fué cuando nuevamente, el diario Página 12 sacó un artículo en su edición del domingo pasado que hablaba sobre las jornadas en particular y el SL en general. Va acá la reproducción del artículo.

Contra los cruzados del copyright

Charlas introductorias, paneles técnicos y debates filosóficos animaron el encuentro desarrollado en la Universidad de Belgrano. Participaron nuevos y viejos “militantes” del SL. Más de 2600 inscriptos dieron cuenta del interés por el tema.

Por Facundo García

La lucha por evitar que las computadoras se conviertan en grilletes del siglo XXI sigue siendo noticia. Esta semana se desarrollaron en la Universidad de Belgrano las Octavas Jornadas Regionales de Software Libre (SL), el evento más importante para la comunidad local. Dos mil seiscientos inscriptos pudieron asistir a charlas introductorias, paneles técnicos y debates filosóficos y políticos. Los asistentes se encontraron con invitados internacionales y varios personajes de esos que parecen salidos de una película de hackers. El temario, por otra parte, fue tan amplio como diversas las actividades que hoy pasan por el filtro digital: hubo desde discusiones sobre lenguajes de programación hasta espacios destinados a la educación, las “redes libres” e incluso... ¡el malabarismo!

Entre los pasillos se pudo ver al célebre Jon “Maddog” Hall, presidente de Linux International. “Linux” es la denominación popular que se le da al sistema operativo libre más difundido, y la institución que coordina Ma-ddog (literalmente “perro loco”) busca promover las ventajas de seguir esa tendencia. Hace más de treinta años que el barbudo se ha dado esa misión y desde hace una década viaja por el mundo dando conferencias. Conversando con PáginaI12, vaticinó que “la gente va a ir eligiendo formatos más abiertos por el simple hecho de que, en la medida en que lo hagan, contribuirán a que bajen los precios. Es un problema de educación”. Según este reputado cultor del look Gandalf, el mayor obstáculo para la adopción masiva de SL es “la inercia individual y colectiva”. “El inconveniente no es sólo que el tipo común no se anime a cambiar –se lamentó–; sino que los que cambian a veces se sienten presionados por el entorno si los demás siguen usando soft privativo.” De todas maneras, Hall remarcó que varias compañías grandes están comenzando a vender sus aparatos con SL, especialmente las que se dedican a los dispositivos de bajo costo. El auge de los celulares de nueva generación –que, en el fondo, son minicomputadoras personales– podría ser el hito que marque el paso a lo que viene. “Demoramos sesenta años en lograr que la humanidad llegara a los mil millones de computadoras. Pues bien: las estimaciones dicen que vamos a duplicar esa cifra en el próximo lustro. Así que yo le dejo a Microsoft el primer millar de millones... porque estoy seguro de que el Soft Libre se quedará con el segundo. Prepárense: el celular se va a convertir en la compu y los navegadores, en el escritorio”, anticipó.

Se refería a que cada vez hay más aplicaciones –por ejemplo, procesadores de texto– a los que se puede acceder directamente desde la web. La visita de Chris Hoffman, el director de ingeniería y proyectos especiales de la Fundación Mozilla, brindó la oportunidad ideal para referirse a ese cambio de signo y al hit de la temporada, la versión 3.0 del navegador Firefox. “Sabemos que a través de Firefox, que se puede bajar gratis, somos el contacto inicial que gran cantidad de gente tiene con las posibilidades del SL. Por eso intentamos funcionar como un puente hacia otra mentalidad –contó Chris–. Antes, alguien hacía una innovación en este campo y nadie se enteraba. Hoy una modificación interesante pasa inmediatamente a la masividad, lo que acelera tremendamente los tiempos de desarrollo.” En Argentina, el rival más importante del Explorer duplicó en pocos meses el número de usuarios que tenía en enero de 2008; y en el mundo está en más de ciento ochenta millones de equipos, con miles de programadores que continúan agregándole mejoras día a día.

En el subsuelo, la sala de stands –aparte de la presencia de las entidades del sector y las empresas que, como Google, Red Hat o Globant, patrocinaron el evento– contó con una fuerte participación de los interesados en aplicaciones educativas. Gleducar (gleducar.org.ar), el proyecto Alba (proyectoalba.com.ar) y Universidad Libre (wiki.uni

versidadlibre.org.ar) acercaron material sobre los beneficios de cambiar de paradigma en lo que refiere a la administración de los colegios, la digitalización y la liberación de los materiales de estudio, a la par que advirtieron sobre la interferencia de los negociados corporativos en el ámbito pedagógico.

Y dado que el SL es parte de un movimiento más amplio por la liberación de la cultura, se sumaron grupos que están tratando de crear “redes libres” de propiedad comunitaria. No son proveedores de Internet: el objetivo es lograr que la interconexión deje de depender exclusivamente del dictado empresarial. El experimento –que ha tenido un éxito impresionante en Atenas y en los pueblos de Cataluña, en España– está ganando cultores vernáculos en Mendoza, Rosario y Buenos Aires, entre otras ciudades. En Capital y alrededores, se estima que la iniciativa ya despertó el interés de unos cuatrocientos treinta osados. El resultado es que películas, discos y todo tipo de contenidos circulan vertiginosamente gracias a antenas wi fi capaces de transmitir datos a una velocidad hasta diez veces superior a la que ofrecen las conexiones ordinarias; por un circuito independiente y a resguardo de los cruzados del copyright. La invitación a integrarse está abierta. Los interesados en saber más pueden entrar a redeslibres.org.

Naturalmente, es imposible una enumeración exhaustiva del temario. Basta mencionar como muestra de su amplitud la charla sobre relaciones entre licencias de copyleft con el aikido; y la del SL que puede ayudar al malabarista en su práctica”. Pruebas de que, cuando no se tienen restricciones, el camino por recorrer es infinito, cualquiera sea la dirección que se elija.

miércoles, 13 de agosto de 2008

No coqueteen con el gigante dormido...


Hace muchos años, a finales de los 80, leí un artículo en un diario que no recuerdo... (sería el Clarín ??) a un autor que no recuerdo, pero el título me quedo grabado a fuego: "No coqueteen...". Y hacía referencia al poder latente que fue y es China... por aquella época no estaba ni la décima parte de lo que hoy está en boca de todos...

El último domingo, José Pablo Feinmann publicó un artículo que bien se podría decir es la continuación de aquel artículo que he leído hace tiempo...

Se los dejo para que lo disfruten y analicen...

Y durante unos días, en China, los hombres jugarán a que se aman, a que el deporte todo lo puede, a que, después de todo, formamos parte de una humanidad que comparte un hogar común: la Tierra. China ha entrado definitivamente en ese espacio que Hegel le negaba, la Historia Universal. Lo hizo por medio de un desarrollo tecnológico (que es el alma del siglo XXI) que consiguió lo que buscaba: ser apabullante. El espectáculo de Beijing buscó decir: “Ahora venimos nosotros. Somos muchos y poderosos. Somos capitalistas de mercado y somos comunistas. Somos autoritarios. Somos agresivos. En menos de diez años dominaremos la economía mundial”. Cierta vez, en los sesenta, Mafalda preguntó a su padre: “¿Qué pasaría si un día todos los chinos a la vez dieran una patada en el suelo?” ¿Qué pasaría? O reventarían el planeta. O el planeta saldría de órbita. O los mares se desbocarían. El poder de China siempre impresionó. Impresionó lo que impresiona a Mafalda: son muchos. En ningún lado son tantos como en China. Tiene 1300 millones de habitantes. Ahora se ha consolidado. Su economía tiene una pujanza de la que carecen casi todas las otras. Y este espectáculo de Beijing fue mucho más que la exultancia de un nuevo rico (como pudo parecer el de Barcelona en los ’90). Fue, en muchos de sus pasajes, una exhibición de belleza. Le recordaron al mundo la riqueza, la densidad de su milenaria cultura. Porque los chinos son geniales en el arte del diseño y eso los convierte en uno de los pocos pueblos que pueden utilizar el avance tecnológico para hacer arte. Cuando los norteamericanos hicieron sus Juegos Olímpicos sentaron a 40 pianistas ante 40 pianos blancos. Todos tocaron la Rhapsody in Blue. Fue la peor versión de la historia de una partitura que casi no puede sonar mal de ninguna manera. Gershwin, en su tumba, no sólo ha de haberse revolcado, debe haber insultado gravemente a sus compatriotas. Fue la apoteosis de estética-Liberace. China, por el contrario, alcanzó, con el talento y la sutileza de sus diseñadores, momentos de exquisitez, de alto refinamiento. Tengamos en cuenta que la finalidad última del espectáculo era decirle al mundo que ellos son poderosos y que se vienen con todo y nadie los detendrá. Pero supieron expresar esa voluntad de poder no sólo por medio de la aparatosidad, de la grandiosidad técnica, sino que se dieron el lujo de llegar a los niveles del arte, en ceremonias en las que casi nunca ocurre eso. Posiblemente haya sido la mejor fiesta de inauguración de los Juegos Olímpicos en toda su historia.

¿Qué sabemos de los chinos? ¿Por qué Occidente los mira como a invasores, peligrosos o no? Pero China vivió siglos encerrada en sí misma. Era un imperio que miraba hacia sí, solamente. Su Gran Muralla se hizo para frenar a los mongoles, pero es también un símbolo de ese Imperio: que nadie entre aquí. Nos bastamos solos. Este volverse sobre sí fue interpretado por los grandes filósofos de Occidente como una negación a participar de la Historia. Al ser Occidente una cultura colonialista siempre consideró que la Historia era su Historia. Que aquel que no se ligaba a su rumbo permanecía, no fuera de la historia occidental, sino fuera de la Historia, sin más. “La China y la India se hallan, por decirlo así, fuera de la historia universal (...) Ni en la China ni en la India hay progreso, tránsito a otra cosa (...) Desde que el mundo existe, estos imperios sólo han sabido desenvolverse dentro de sí. Son (...) los primeros y a la vez los inmóviles” (Hegel, Lecciones sobre la filosofía de la historia universal, Alianza, Madrid, p. 221). Para Hegel, “la historia debe comenzar por el imperio chino” (Ibid., p. 220). Pero este Imperio se de-senvuelve dentro de sí, es inmóvil. Sólo participa de la historia aquello que forma parte de su dialéctica. Si China no se une a la historia universal, si no entra dentro de esa dialéctica, queda condenada a la inmovilidad, se encierra y se mira meramente a sí misma. De aquí que la Muralla china tiene una significatividad más abarcativa: es una Muralla levantada contra la historia: no entrará en nuestro Imperio. Pero la historia habrá de jugar duro con ese Imperio. Porque habrá otro –gran productor de mercancías– que tendrá hambre de mercados, que fabricará tantas mercancías en sus ciudades industriales de Manchester y Liverpool que, si algún mercado se le niega, si alguno tiene la osadía de negarse a comprar sus mercancías, lo abrirá a cañonazos si es necesario. Esto hizo Inglaterra con China. En 1840, los cañones ingleses “abatieron la autoridad del emperador y obligaron al Celeste Imperio a entrar en contacto con el mundo terrenal. El aislamiento total era la condición fundamental para la preservación de la antigua China. Como tal aislamiento tuvo un fin violento por intermedio de Inglaterra, la disgregación era tan inevitable como la que espera a una momia, cuidadosamente conservada en un ataúd hermético, cuando entra en contacto con el aire” (Karl Marx, La Revolución en China y en Europa, en New York Daily Tribune, junio de 1853). Sarmiento llamaba al Paraguay “la China de América”. Se sabe que la pequeña nación de Francisco Solano López se había cerrado al comercio con Inglaterra y buscaba un desarrollo propio. Esto le era intolerable a los liberales del Plata y armaron una guerra que fue la de la Triple Alianza. Sarmiento (en Facundo) habría de decir que así como Inglaterra había abierto a cañonazos al viejo Imperio chino, los países de la Triple Alianza abrirían a cañonazos el obstinado encierro paraguayo. La verdadera financista de esa guerra fue la banca británica, que no toleraba mercados cerrados. Paraguay no era China, pero era un pésimo ejemplo en una América latina que Inglaterra requería abierta a sus intereses comerciales. En suma, China hace su entrada en Occidente para que Inglaterra introduzca en ella sus mercancías y para que el opio del Celeste Imperio se comercialice sin trabas.

Pero los chinos vuelven a apartarse de Occidente con la experiencia maoísta y principalmente con la Revolución Cultural que esa experiencia promueve. Una Revolución Cultural china señala un camino autónomo, diferenciado del de Occidente. Esta experiencia se recorre y fracasa y China pasa varios años en un segundo plano. No más, ahora ocupa el primero. Y tal vez debiéramos llamar a ésta otra Revolución Cultural. No es sencillo entender qué pasa en China. No parece haberse “occidentoxicado” como muchos creen. Su declarado “comunismo”, su autoritarismo, unidos a su economía de mercado dan un producto original, al que habrá que seguir observando porque la mayoría de sus aristas son fascinantes. De lo que no hay duda es de que, no sólo ya no está fuera de la historia, sino que ambiciona con ser la historia. Su vanguardia, su potencia más avanzada, o, en el menor de los casos, la única y verdadera competencia de Estados Unidos en el dominio estratégico del planeta.

Entre tanto, abre en Beijing los Juegos Olímpicos con un espectáculo sin parangón alguno. Y uno de sus atletas más venerados, Li Ning, un hombre que ha ganado seis medallas en los juegos de Los Angeles en 1984, corre con la antorcha en su mano derecha para encender la llama que inaugurará los Juegos Olímpicos. De pronto, inesperadamente, da un salto y vuela para llegar hasta ella, que está en lo alto, que parece inalcanzable, pero no: hacia ahí va Li Ning, volando, con su antorcha en ristre y enciende el fuego olímpico. Sin embargo, nada ha impedido que veamos unas cuerdas sosteniéndolo. Que descubramos que Li Ning no voló en realidad sino que lo hizo porque unas cuerdas lo elevaron hasta donde debía llegar. Ah, no: así cualquiera. Creeremos verdaderamente en China el día en que Li Ning vuele como Superman. Pero no en los comics o en las películas. Eso ya lo hicieron los yanquis. Es en la realidad donde lo queremos ver volar a Li Ning. Hasta ese día, no estaremos convencidos del absoluto poder de la China del siglo XXI.

lunes, 11 de agosto de 2008

La Dominación del Imperio...




Volviendo al diario del domingo, leo en la contratapa de la sección económica un artículo del Dr. Manuel Fernandez López titulado "Imperio I" que explica en forma clara, resumida y académica como la dominación de los Imperios a través del tiempo, fue mutando en las formas, pero mantienen la efectividad para dominar, lo que ellos llaman sus terruños coloniales...

Imperio I

El rechazo de las invasiones británicas al Río de la Plata significó asimismo el fin de la política de invadir y ocupar territorios para extraer de ellos sus recursos: no se puede extraer una Cuota Hilton de la pampa sin la anuencia de los dueños de las vacas; ni se puede extraer el trigo o la soja sin que meses antes de exportarlos los agricultores hagan todos los trabajos necesarios para que esos granos nazcan. El comercio internacional puede conseguir todo eso y además evitar costosos ejércitos y la penuria de labrar la tierra y atender al ganado. Lord Castlereagh produjo ese viraje en la política exterior británica. Y casi de inmediato se descubrió también que, mediante los empréstitos, un país prestamista de capital financiero puede controlar un país prestatario e inducirlo a asumir conductas convenientes a sus fines, casi como si lo hubiera ocupado físicamente. El caso emblemático fue el empréstito Baring, suscripto el 1º de julio de 1824 entre la provincia de Buenos Aires y la Casa Baring Brothers de Londres, por un monto de un millón de libras esterlinas, destinado a construir el puerto de Buenos Aires y otras obras de infraestructura, dándose como garantía de pago todos los efectos, bienes, rentas y tierras del Estado de Buenos Aires, además de lo cual Baring retuvo una parte sustancial del empréstito en concepto de gastos, comisiones e intereses. De las 570 mil libras que entraron, buena parte la consumió la guerra con Brasil, acontecida poco después. Superado este episodio, Baring se presentó a reclamarle a Rosas las cuotas impagas de intereses y amortización. Cuenta Guillermo Leguizamón en la revista de Alejandro E. Bunge que Rosas ofreció como pago la entrega de las islas Malvinas, propuesta que la firma inglesa rechazó y los pagos entraron en mora. En la siguiente guerra, esta vez con el Paraguay, el imperio británico necesitaba la participación argentina, y la logró con la ayuda de la Casa Baring para financiar la intervención argentina en el conflicto. Durante la crisis del noventa la Argentina suspendió los pagos de su deuda externa, lo que puso a Baring al borde de la quiebra. En mayo de 1904, el presidente Julio A. Roca informaba al Congreso argentino: “El año último quedó extinguido el primer empréstito de 1824, de un millón de libras esterlinas”. Después de ocho décadas, se habían abonado ocho veces el valor original del empréstito.

domingo, 10 de agosto de 2008

Cuento de Soja (un cuento demasiado real...) Parte 1 1/2


Para poder seguir con esta historia nada mejor que leer el artículo que salió en Página 12 el día de hoy. Muy instructivo para los que, como yo, vieron la problemática del campo desde afuera.. e imprescindible para poder seguir los futuros capítulos de este cuento...

Bajo sospecha
Por Claudio Scaletta
Fuente: Diario Página 12

Deconstrucción

El primer paso de una operatoria de exportaciones es su declaración. De acuerdo con la Ley de Granos 21.453, al momento de declararse la venta al exterior se congelaba tanto el precio FOB oficial como la alícuota de retenciones. La vieja ley otorgaba un plazo de un año para realizar efectivamente la venta y luego (según el decreto 835/02) 120 días más para el pago de los tributos. Adicionalmente podía pedirse una prórroga extraordinaria de otros 60 días.

El punto álgido de la norma residía no sólo en la laxitud de los plazos, sino especialmente en que las exportadoras podían declarar las ventas al exterior sin acreditar la tenencia del bien a exportar. Puede entonces imaginarse que una empresa “previsora” podría adelantar dos sucesos: la suba del FOB por aumento del precio internacional y la suba de retenciones. Con la declaración en su haber, un año para concretar la operación y hasta medio año más para pagar también puede imaginarse el siguiente paso “lógico”, siempre en el límite: declarar todas las ventas posibles el día 1º y comprar la mercadería a exportar el día 364. La situación de máxima se produce cuando, según lo previsto, durante este período el precio FOB y las retenciones aumentan. Como se realizó la declaración jurada sin tener existencias efectivas, llegado el momento será necesario adquirir el producto a exportar. La primera ventaja es que al ser mayor la retención, el precio interno será relativamente menor. Luego se tributará además sobre un FOB menor al que se congeló 364 días antes.

La historia completa acá...